La lengua y la salud dental

La lengua es un músculo básico que es fundamental para comer, hablar, saborear alimentos. Son muchas las terminaciones nerviosas que tiene y envían información a nuestro cerebro, capaces de distinguir sabores, texturas, temperaturas. Es donde se hallan las papilas gustativas.

El correcto cuidado de la lengua es tan importante para la salud como el cuidado de dientes y encías, pero muchas personas no están acostumbradas a limpiar su lengua durante su rutina de higiene bucal y se olvidan de mantenerla limpia.

La lengua puede decir mucho sobre tu salud general. Puede variar en textura, color y apariencia y sufrir cambios que nos indiquen alguna patología, como por ejemplo:

Cubrimiento amarillento/blanquecino: Puede ser un síntoma de que no se haya limpiado bien la lengua. A veces se forman capas compuestas por restos de alimentos, bacterias acumuladas o restos de células que provoquen el mal aliento, caries dental e incluso enfermedades relacionadas con las encías. Suelen desaparecer manteniendo una buena higiene bucal.

Capa blanquecina gruesa en toda la lengua o en partes: Puede ser debido a la infección por hongos conocida como candidiasis bucal.

Lengua pálida/blanquecina: Es debido a la pérdida de humedad y puede ser signo de deshidratación. Nos advierte que hay un déficit de vitaminas, por lo tanto nuestras defensas están bajas y podemos padecer de anemia.

Lengua excesivamente roja: Podría ser un síntoma de déficit de ácido fólico y de vitamina B12. Si la apariencia de esta es más de color fresa con puntitos, puede ser un causante de la fiebre escarlata. Es frecuente en bebes y niños.

Lengua oscura: Puede estar provocada por diversas causas, entre ellas se encuentra la falta de higiene, el consumo excesivo de alcohol o tabaco o la reacción de algún tipo de medicamento. Puede provocar diversas consecuencias: alteraciones en el gusto, mal aliento, etc.

Llagas o bultos: Estos síntomas pueden darse por múltiples causas, desde estrés, falta de vitaminas, tratamientos dentales de implantes o aparatos, hasta el roce continuado de dientes, alergias e incluso herpes. Si las llagas y los bultos son frecuentes y duraderos, lo mejor que es que haga revisiones periódicas a su dentista.

Lengua agrietada: No suele causar dolor, aunque da pie a la aparición de infecciones, por lo que es recomendable que se aumente la higiene bucal.

La mejor manera de prevenir todos estos trastornos e infecciones en la lengua es manteniendo una boca sana y limpiándola cada día después del cepillado diario.

ADE Clínica Dental

Calle Bruc, 103 -08009- Barcelona

¡Llámanos!

934 760 630

Escríbenos

info@adeclinicadental.com

Horario Clínica

L-V de 8h-21h | S de 9h-14h
WhatsApp Chat
Enviar