CARILLAS DENTALES

Un método excelente para ocultar imperfecciones y lograr un cambio estético en tu sonrisa

Las carillas dentales son láminas muy finas que cubren solamente la parte visible del diente. Existen varios tipos según el material del que están fabricadas, como las carillas de porcelana, de zirconio o los compositores híbridos ultra estéticos.

 

 

 

Con el objetivo de ajustarse a cada caso particular, existen distintas tipologías de materiales con los que se fabrican estas piezas.

 

 

carillas

Las carillas dentales son unas láminas muy finas -de entre 0,3 y 1 mm- hechas de distintos materiales, que cubren, únicamente, la parte visible del diente, consiguiendo ocultar todo tipo de imperfecciones. Se trata de un tratamiento de odontología estética, y en ADE - Asistencia Dental Especializada estamos especializados en ofrecer unos resultados naturales y duraderos.

Con el objetivo de ajustarse a cada caso particular, existen distintas tipologías de materiales con los que se fabrican estas piezas. 

 


Las carillas dentales pueden ser de diversos tipos y materiales:

 

  • Carilla de composite: Son las que se colocan directamente sobre los dientes con resina estética, muy parecida a la que se utiliza para los Este tratamiento destaca por su rapidez y su facilidad en la colocación y reparación, habitualmente solo es necesaria una sesión para ponerlas. Además, son respetuosas con el diente ya que no es necesario tallarlo antes de colocarlas y son muy apropiadas para corregir problemas estéticos leves.
  • Carilla de cerámica: Estas se realizan en un laboratorio dental y sus resultados son mucho más efectivos, tanto a nivel estético como en cuanto a durabilidad. Conservan durante mucho tiempo el color y el brillo con un aspecto muy natural, sin tener la necesidad de acudir al dentista para su mantenimiento. Se recomiendan en los casos más graves de decoloración, fracturas, astillados, dientes mal colocados y desiguales, falta de espacio y separación entre piezas. Este tipo de carillas requieren un tallado previo del diente antes de su colocación y son más difíciles repararlas, aunque su durabilidad es mucho mayor.
  • Carillas de porcelana: Se trata de finas láminas de porcelana que se utilizan para mejorar la forma, la armonía y el color de los dientes. Son muy resistentes, tienen un aspecto bastante natural y el procedimiento no resulta invasivo para el diente. Este tipo de carillas cubren la parte frontal de los dientes eliminando los defectos como las manchas, fracturas o espacios interdentales. Es un tratamiento muy recomendable de larga duración, perfectos para aquellos que quieran mejorar su sonrisa.
  • Carillas Lumineers: Conocidas como las carillas ultrafinas de porcelana. En este caso el diente no necesita ser tallado, por lo que el proceso es más simple e indoloro, obteniendo unos resultados muy positivos.
  • Carillas de zirconio: El zirconio es un material translúcido, por lo que este tipo de carillas son prácticamente indistinguibles del diente, siendo muy resistentes y duraderas. Además, este material es 100% biocompatible, lo que es una ventaja para las personas que sufren de alergias a los materiales, ya que pueden beneficiarse de unas carillas de alta calidad. Este tipo de tratamientos es recomendable en pacientes con recesión gingival.

WhatsApp Chat
Enviar