EL ALZHEIMER PODRIA ESTAR CAUSADO POR UNA ENFERMEDAD DE LAS ENCÍAS

La Enfermedad del Alzheimer es, en la actualidad, una de las enfermedades neurodegenerativas más comunes entre la población de la tercera edad. Esta se asocia al atrofiamiento y muerte neuronal específica, y la aparición de sus síntomas comienza lentamente, siendo el principal la afectación de las partes del cerebro que controlan el pensamiento, la memoria y el lenguaje.

El Alzheimer afecta alrededor de 50 millones de personas en el mundo, pero sus causas y origen siguen siendo una gran incógnita para la ciencia. Aunque los avances en su investigación se den lentamente, un estudio reciente presentado por la revista científica Science Advances ofrece cierta esperanza en su comprensión, habiendo descubierto una evidente relación entre la enfermedad neurodegenerativa y una bacteria presente en la periodontitis crónica, una común enfermedad de las encías. Los avances en esta dirección conllevarían un cambio significativo en la compresión de la enfermedad, ya que dejaría de ser considerada únicamente como enfermedad degenerativa y pasaría a concebirse a su vez como infección.

Joan Potempa, microbiólogo de la Universidad de Louisville y director del equipo que encabeza la investigación, demostró la presencia de la bacteria Porphyromonas gingivalis, patógeno causante de la periodontitis crónica, en el cerebro de numerosos pacientes fallecidos por Alzheimer. La enfermedad de las encías, también conocida como Piorrea, es una patología común en la población adulta, y se caracteriza por la acumulación de placa bacteriana en los dientes, conllevando la inflamación de las encías y la destrucción paulatina de hueso y tejido. Su temprana aparición en la población adulta explicaría las razones por las que puedan darse alteraciones en individuos hasta 20 años antes de empezar a manifestar los síntomas de la Enfermedad del Alzheimer, lo que ofrecería una interesante línea de investigación en pro de la comprensión de esta.

Con el objetivo de asentar esta afirmación, los investigadores realizaron estudios con ratones a los que provocaban infecciones bucales con la bacteria del Porphyromonas gingivalis, demostrando como el patógeno en cuestión podía pasar al torrente sanguíneo, a través de las úlceras de la bolsa periodontal, viajando de la boca al cerebro y colonizando tanto este como otras partes del organismo, llegando a desarrollar la producción de la proteína beta amiloide (Aβ), asociada comúnmente con el Alzheimer.

Por otro lado, también se identificaron en el cerebro de los pacientes con Alzheimer unas enzimas tóxicas llamadas gingipaínas, secretadas por las mismas bacterias. Estas se correlacionaban con dos marcadores diferenciados de la enfermedad degenerativa: la proteína tau, que contribuye al desorden de las comunicaciones en el interior de la célula, acarreando la muerte celular; y la etiqueta de proteína ubiquitina, que actúa como mediadora en procesos celulares induciendo a aquellas proteínas que “ya no tienen utilidad” a destruirse. Estas gingipaínas tóxicas se identificaron también en personas fallecidas a una edad más temprana que nunca fueron diagnosticadas con Alzheimer, lo que sugiere que podrían haber desarrollado la enfermedad en caso de haber vivido más tiempo.

A pesar de no haberse descubierto una evidencia definitiva por lo que respeta a la causa de la enfermedad, el equipo afirma poder abrir una nueva línea sólida de investigación, ya que tal y como los mismos afirman: “Los agentes infecciosos han estado implicados en el desarrollo y la progresión de la enfermedad de Alzheimer antes, pero la evidencia de la causalidad no ha sido convincente. Por primera vez, tenemos pruebas sólidas que conectan al patógeno gramnegativo intracelular, P. gingivalis y la patogénesis de Alzheimer”.

La importancia de una higiene bucal adecuada

A pesar de que la infección cerebral causada por el Porphyromonas gingivalis no agrave sus consecuencias a causa de una atención dental deficiente una vez diagnosticada la demencia o alguno de sus síntomas, sí resulta un evento temprano que puede explicar el futuro desarrollo de la patología en personas de mediana edad antes de que estas empiecen a sufrir el deterioro cognitivo.

Por ello, la prevención puede convertirse en un aspecto clave, denotando la necesidad de mantener un cuidado completo de la salud bucal con el objetivo de reducir la probabilidad de sufrir enfermedades de la boca que puedan llegar a provocar la periodontitis. Tanto el cepillado de dientes con la regularidad adecuada -después de cada comida- como el uso de hilo dental pueden favorecer la evitación de infecciones. Ahora bien, cabe destacar que, de existir antecedentes familiares que hayan sufrido la enfermedad, resulta fundamental realizar controles más completos y exhaustivos con tu Clínica Dental de confianza. En ADE  Clínica Dental atendemos todas tus inquietudes, también desde casa.

 

ADE Clínica Dental

Calle Bruc, 103 -08009- Barcelona

¡Llámanos!

934 760 630

Escríbenos

info@adeclinicadental.com

Horario Clínica

L-V de 8h-21h | S de 9h-14h
WhatsApp Chat
Enviar